lunes, 1 de abril de 2013

CUIDA TUS OJOS DEL SOL.

blog de Mercedes Dìaz Solis.

No es sólo nuestra piel la que se ve expuesta al daño que la radiación solar produce. Nuestros ojos también deben ser protegidos durante todo el año, pero más aún en esta época en la que los rayos solares actúan de forma más directa sobre nuestro país.
Según datos de la Organización Mundial de la Salud, anualmente cerca de tres millones de personas tienen graves problemas visuales debido a una exposición indebida a la radiación solar.
Para proteger nuestra visión es necesario evitar exponerse al sol en períodos prolongados, además de usar gafas que bloqueen el 100% de los rayos UV, incluso en los días nublados, ya que la luminosidad en estos días también puede provocar molestias en los ojos.
El no tomar las medidas adecuadas puede provocar desde pequeñas irritaciones y sequedad ocular, hasta quemaduras en la córnea. Es más, la radiación solar puede dañar irreversiblemente la retina y ocasionar cataratas, tumoraciones conjuntivales e, incluso, ceguera permanente. Estas medidas deben ser más extremas en los niños, ya que sus ojos son más más sensibles que los adultos.
Para cuidar la salud ocular, es importante considerar las siguientes recomendaciones:
  • Realizar un control anual con el oftalmólogo, de manera de prevenir cualquier patología que se pueda ocasionar en estos meses de verano.
  • Nunca mirar directamente al sol con los ojos, ni siquiera con gafas de sol ni en días nublados.
  • Evitar largas exposiciones al sol, tanto en la playa como en las zonas de montaña.
  • Tener cuidado de que no entren cremas protectoras para la piel en el interior del ojo.
  • Si usa lentes de contacto, no tomar sol o bien hacerlo con anteojos de sol con filtro para rayos UV. Además, siempre debe hacerlo con los ojos cerrados, incluso si usa gafas.
  • Asegurarse de que sus lentes de sol protejan efectivamente contra la radiación solar; esto es posible comprando únicamente en ópticas o tiendas especializadas. El uso de gafas oscuras sin filtro puede causar dilatación pupilar y que el ojo sea más sensible a la radiación por una mayor entrada de rayos UV.
  • En piscinas, proteger los ojos con el uso de gafas especiales para este fin, ya que el agua es un excelente conductor de infecciones oculares.
En caso de presentar molestias como conjuntivitis, visión borrosa, dolor, sensación de cuerpo extraño, sensación de arena, lagrimeo, picazón, enrojecimiento, sensibilidad a la luz, legañas excesivas, inflamación o cualquier otra molestia ocular, debe acudir inmediatamente al oftalmólogo y no automedicarse, ya que el uso de colirios no adecuados puede aumentar el daño.
 
SI GUSTAS DE LA FIESTA BRAVA, AQUI OBSIONES:
FERIA DE LA PRIMAVERA Y DE LA PAZ 2013. SAN CRISTÒBAL DE LAS CASAS.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada